Wikileaks filtra cómo la CIA espía a través de iPhone, Android o Smart TV

El portal de filtraciones WikiLeaks difundió hoy detalles de un programa encubierto de “hacking” (ataque cibernético) de la CIA estadounidense, como parte de una serie en siete entregas que define como “la mayor filtración de datos de inteligencia de la historia”. Se trataría, de confirmarse la autenticidad de estos datos, de los detalles y herramientas de un programa de ciberespionaje de los servicios de Inteligencia de Estados Unidos para hackear teléfonos y ordenadores y el hecho de su publicación pondría en un serio aprieto a la agencia federal.

WikiLeaks, dirigido por Julian Assange, había planeado una rueda de prensa a través de internet para presentar su proyecto “Vault 7”, pero posteriormente anunció en Twitter que sus plataformas habían sido atacadas y que intentará comunicarse más tarde. En un comunicado, el australiano, refugiado en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, dijo que la filtración de hoy es “excepcional desde una perspectiva legal, política y forense”.

La primera parte se titula “Year Zero” y contiene la información de 8.761 documentos y archivos de una red de alta seguridad aislada del centro de Ciberinteligencia de la CIA en Langley, Virginia, según explican en el inicio de la comunicación. Detallan que la colección contiene varios cientos de millones de líneas de código de todo un arsenal de hackeo que incluye malware, virus, troyanos, exploits “zero day”, sistemas de malware por control remoto y la documentación asociada, y que al parecer llegó a Wikileaks tras estar circulando entre hackers del gobierno estadounidense y terceros de manera no autorizada. Assange revela que “hay un riesgo extremo de proliferación en la carrera acelerada por las ciberarmas”, que resulta de la incapacidad de las agencias de seguridad para controlarlas una vez las han creado y de su “alto valor de mercado”.

Esta colección extraordinaria, que según el grupo asciende a más de varios cientos de millones de líneas de código, “le da a su poseedor toda la capacidad de hackeo de la CIA”, afirman. El archivo parece haber sido distribuido entre antiguos hackers y contratistas del gobierno estadounidense de una manera no autorizada, uno de los cuales ha proporcionado a WikiLeaks partes del archivo.

Las filtración muestra el alcance y la dirección del programa de piratería encubierta global de la CIA, su arsenal de malware contra una amplia gama de productos de compañías estadounidenses y europeas, incluyendo el iPhone de Apple, el Android de Google, Windows de Microsoft, o las Samsung TV, que se convierten en micrófonos encubiertos.

Sobre estas revelaciones la CIA no ha querido posicionarse y a través de su portavoz, Jonathan Liu, ha expresado que “no hacemos comentarios sobre la autenticidad o el contenido de supuestos documentos de inteligencia”.

 

https://wikileaks.org/ciav7p1/

Leave a Reply

%d bloggers like this: